• Lunes- Viernes at 9:00AM to 8:00PM

  • Urzáiz, 117, bajo, 36204 Vigo, Pontevedra

  • 986 41 13 13

¿Los chupetes afectan a la dentadura de los niños?

Cuando somos bebés, nuestros padres recurren como forma habitual al chupete para calmar nuestro llanto y de esta manera ayudarnos a tranquilizarnos y a conciliar el sueño, ya que reduce el estrés y el dolor, si nos están saliendo los dientes.

Somos inseparables. Firmado: tu chupete

Sin embargo, existen dudas sobre hasta que punto el chupete es bueno o no para los niños. La decisión de usar chupete es solamente de los padres, que deben informarse al completo de su uso y si es preciso ponerse en manos de profesionales, para conocer la seguridad y los inconvenientes de este objeto.

¿Puede dañar los dientes?

Nosotros sugerimos, que las mamás que den el pecho a sus bebés, no les den el chupete en los meses de lactancia, sobre todo en el primer mes , ya que puede dificultar a los bebés el aprendizaje de amamantar. Además de poder desarrollar una mala alineación de los dientes y de la mordida cuando estos salgan. Sin embargo, esto ocurriría si el uso del chupete es muy constante, por lo que se aconseja limitar su uso a momentos puntuales.

Cuando un niño se introduce la tetina del chupete en la boca y lleva a cabo lo que los expertos denominan succión no nutritiva, los dientes centrales inferiores se desvían paulatinamente hacia dentro, mientras que los que se encuentran en el mismo plano, pero en el maxilar superior, tienden a separarse y a sobresalir hacia fuera, formando los dientes de conejo. Con el tiempo, los colmillos chocan entre sí y ambas filas de dientes no se cierran correctamente .

Además, la acción de succionar pone en funcionamiento una serie de músculos de la cara que, junto con la posición de la lengua, hacen que las líneas superiores e inferiores pierden su paralelismo.

Pero no deben asustarse, ya que si consiguen retirarlo antes de los 3 años, los daños pueden ser reversibles.

¿Cómo retirar el chupete a los niños?

La interrupción del uso del chupete puede ser espontánea, reduciéndolo a momentos concretos o de golpe, pero no se debe castigar ni hacer que el proceso resulte traumático para los niños. Es importante no gritar o enfadarse, y recordar que cada niño tiene sus propios ritmos y tiempos.

La imaginación es un arma muy poderosa, especialmente con los niños. Un método que puede funcionar cuando los niños son un poco más mayores es inventar una historia o un cuento en el que el chupete desaparezca. También es importante recordar que es a partir de esta edad cuando los niños comienzan a interesarse por otras cosas, como juegos y actividades preescolares.Debemos tratar de  relacionar ambos conceptos con la idea de que se hacen mayores.

Tu primo Marcos ya no usa chupete porque es mayor


Aunque pinchar la tetina, para que resulte mucho menos placentera, puede funcionar para disuadir a muchos pequeños de seguir usando el chupete, debemos tener cuidado, ya que esto puede ser peligroso por el riesgo de que se desprenda algún trozo de goma de la punta que haga que el niño se atragante.

Los chupetes son piezas cien por cien seguras, pero es importante que estén siempre homologados y que sean, a ser posible, de una sola pieza, para evitar posibles atragantamientos o accidentes si se rompe.

Entre los niños más mayores que no son capaces de decir adiós al chupete, nuestro odontólogo infantil puede ser el encargado de explicarles por qué deben prescindir de él, y las consecuencias negativas para sus dientes.

 

Tags:
Categories: