• Lunes- Viernes at 9:00AM to 8:00PM

  • Urzáiz, 117, bajo, 36204 Vigo, Pontevedra

  • 986 41 13 13

¿Cómo perder el miedo al dentista?

La mayoría de las personas tienen miedo a algo, ya sea subir a un avión, a las arañas o a la oscuridad. Otro miedo muy común, es el de ir al dentista, que a veces, llega a casos extremos de fobia. A este pánico, se le llama odontofobia, que se produce cuando el paciente tiene terror a enfrentarse al dentista.

Tienes tanto miedo a que te hagan daño, que te haces daño con tanto miedo. Pamela Villegas

Sin embargo, las personas que sufren este miedo, tienen que pensar que se han ido desarrollando continuamente avances que proporcionan que los tratamientos dentales sean indoloros y que no deben tener miedo, ya que si se ponen en manos de profesionales lo único que van conseguir son buenos resultados y poder solucionar problemas, que sí pueden producir dolores de verdad.

Esta fobia se suele producir desde que somos pequeños, por traumas que se arrastran hasta la edad adulta o bien, por observar el miedo que nuestros propios padres padecen. Por eso, es conveniente acudir a nuestro dentista de forma periódica desde que somos pequeños, para acostumbrarnos y coger confianza con el especialista.

Métodos para perder el miedo

Por si esto no es suficiente, queremos mostraros otra serie de consejos prácticos para perder miedo al dentista:

  • Para los más pequeños es aconsejable incentivarlos con regalos o juguetes para que se sientan felices y sepan que si van al dentista tendrán su recompensa. Es bueno que después de superar la sesión se les felicite para que se sientan orgullosos y valientes.
  • Debemos evitar expresar, a las personas con miedo, sensaciones de negatividad, que puedan producir estrés o ansiedad.
  • Si padecemos el miedo, es bueno informarse de cuáles son los especialistas que nos van a tratar, para ir con mayor confianza y seguridad.
  • También, ir acompañado de un familiar o amigo puede proporcionarnos más seguridad y reducir ese miedo.
  • Debemos ser sinceros con nuestro dentista y tener confianza para contar lo que nos ocurre. De este modo, lo tendrá en cuenta para darnos más tiempo y dedicación y hará que nos sintamos más relajados.
  • Hacer una previa visita a la clínica dental, puede ayudarnos a coger confianza y conocer todos los métodos que emplea, de modo que a la hora de ir para tratarnos, vayamos con mayor seguridad.
  • También es un buen método pedir la cita a primera hora de la mañana, para no tener que estar durante todo el día pensando en que tendremos que acudir al dentista.
  • Otro modo, es realizar técnicas de relajación o ejercicios mentales, que eviten que pienses continuamente que te están tratando.

Estos son algunos de los métodos que se pueden emplear para perder el miedo al dentista, pero existen otros muchos, que podremos explicaros en nuestro centro.

Llámanos o ven a visitarnos. Estaremos encantados de resolver cualquier duda.

Tags:
Categories:

El embarazo y la salud bucodental

Durante el embarazo, las mujeres sufren una serie de cambios orgánicos y de conducta que pueden influenciar en la cavidad bucal, que puede provocar un mayor riesgo de caries y enfermedades de las encías.

Es conveniente durante el embarazo acudir periódicamente al dentista para hacer revisiones y descartar la presencia de alguna patología y realizar los tratamientos necesarios para su prevención.

¿El embarazo puede perjudicar a los dientes de la madre?

Es muy importante que a lo largo del embarazo se mantenga una higiene oral adecuada y se siga una dieta equilibrada, para el cuidado de la salud bucodental. Esto no quiere decir que por estar embarazada sufrirán todos tus dientes. Si estás desarrollando más caries puede ser debido a:

  • Un descuido de tu higiene oral que provoque una acumulación de placa bacteriana. Las bacterias de la placa dental utilizan el azúcar que comemos para crear ácidos que dañan el esmalte de tus dientes produciendo caries.
  •  El cambio de los hábitos dietéticos y horarios también puede influir. A medida que el abdomen aumente de tamaño se empieza a comer porciones más pequeñas de comida pero con más frecuencia, ya que se tiene más sensación de saciedad.
  • Los vómitos del embarazo o el reflujo del ácido del estómago puede ser otra causa. El ácido del estómago provoca una erosión del esmalte del diente haciendo que este sea más propenso a producir caries.

¿Por qué pueden doler las encías?

 Los cambios hormonales que se producen durante el embarazo pueden ayudar a la aparición de gingivitis. La gingivitis es una inflamación y enrojecimiento de las encías que puede producir un dolor generalizado de la boca y una mayor tendencia al sangrado.

Los problemas de las encías aparecen de forma habitual durante el segundo mes del embarazo, pero suelen ser más severos durante el octavo mes, aunque mejoran tras el parto. Si antes del embarazo ya tenías problemas gingivales o enfermedad periodontal probablemente se agraven.

Durante el segundo trimestre también puede aparecer un granuloma del embarazo. Es una lesión abultada que se sitúa en la encía y que sangra con facilidad. La mayor parte disminuyen de tamaño o desaparecen tras el parto.

Los cambios hormonales del embarazo no se pueden controlar pero si podemos mantener una buena higiene bucal con la que eliminar el resto de factores que provocan gingivitis y que son principalmente la placa dental y el sarro.

¿Es peligroso realizar un tratamiento dental o radiografía?

El embarazo no es ninguna enfermedad, por lo que la embarazada puede recibir el tratamiento dental que sea necesario.

  • Durante el primer trimestre se suelen realizar sólo tratamientos de urgencia, ya que es durante el primer trimestre es cuando el bebé corre más peligro porque se están formando las estructuras más importantes de su cuerpo.
  • El segundo trimestre suele ser el momento ideal para realizar cualquier tratamiento dental, además que el odontólogo emplea fármacos anestésicos que no afectan al bebé. En cuanto al examen radiográfico también puede realizarse sin problema, ya que los rayos radiográficos no van dirigidos al abdomen y la cantidad de radiación que se emplea es muy pequeña. Por tanto, las embarazadas podrán realizarse radiografías dentales durante el embarazo, utilizando únicamente un delantal de plomo que cubra el abdomen y proteja al bebé.
  •  En el último trimestre del embarazo también se pueden realizar tratamientos dentales sin problema, pero se suelen hacer los que son de corta duración, debido a que permanecer en un sillón mucho tiempo puede ser bastante incómodo para las embarazadas. Eso sí, si existen antecedentes de partos prematuros debe evitarse el tratamiento dental durante los últimos meses.
Tags:
Categories: