¿Cómo perder el miedo al dentista?

La mayoría de las personas tienen miedo a algo, ya sea subir a un avión, a las arañas o a la oscuridad. Otro miedo muy común, es el de ir al dentista, que a veces, llega a casos extremos de fobia. A este pánico, se le llama odontofobia, que se produce cuando el paciente tiene terror a enfrentarse al dentista.

Tienes tanto miedo a que te hagan daño, que te haces daño con tanto miedo. Pamela Villegas

Sin embargo, las personas que sufren este miedo, tienen que pensar que se han ido desarrollando continuamente avances que proporcionan que los tratamientos dentales sean indoloros y que no deben tener miedo, ya que si se ponen en manos de profesionales lo único que van conseguir son buenos resultados y poder solucionar problemas, que sí pueden producir dolores de verdad.

Esta fobia se suele producir desde que somos pequeños, por traumas que se arrastran hasta la edad adulta o bien, por observar el miedo que nuestros propios padres padecen. Por eso, es conveniente acudir a nuestro dentista de forma periódica desde que somos pequeños, para acostumbrarnos y coger confianza con el especialista.

Métodos para perder el miedo

Por si esto no es suficiente, queremos mostraros otra serie de consejos prácticos para perder miedo al dentista:

  • Para los más pequeños es aconsejable incentivarlos con regalos o juguetes para que se sientan felices y sepan que si van al dentista tendrán su recompensa. Es bueno que después de superar la sesión se les felicite para que se sientan orgullosos y valientes.
  • Debemos evitar expresar, a las personas con miedo, sensaciones de negatividad, que puedan producir estrés o ansiedad.
  • Si padecemos el miedo, es bueno informarse de cuáles son los especialistas que nos van a tratar, para ir con mayor confianza y seguridad.
  • También, ir acompañado de un familiar o amigo puede proporcionarnos más seguridad y reducir ese miedo.
  • Debemos ser sinceros con nuestro dentista y tener confianza para contar lo que nos ocurre. De este modo, lo tendrá en cuenta para darnos más tiempo y dedicación y hará que nos sintamos más relajados.
  • Hacer una previa visita a la clínica dental, puede ayudarnos a coger confianza y conocer todos los métodos que emplea, de modo que a la hora de ir para tratarnos, vayamos con mayor seguridad.
  • También es un buen método pedir la cita a primera hora de la mañana, para no tener que estar durante todo el día pensando en que tendremos que acudir al dentista.
  • Otro modo, es realizar técnicas de relajación o ejercicios mentales, que eviten que pienses continuamente que te están tratando.

Estos son algunos de los métodos que se pueden emplear para perder el miedo al dentista, pero existen otros muchos, que podremos explicaros en nuestro centro.

Llámanos o ven a visitarnos. Estaremos encantados de resolver cualquier duda.

Tags:
Categories:

Posted by admin