El hilo dental

¿Qué es el hilo dental?

El hilo dental o seda dental es un conjunto de finos filamentos de nailon o plástico empleado para quitar pequeños trozos de comida y placa dental de nuestros dientes.

El hilo se mete entre los dientes y se hace recorrer el borde de estos, sobre todo, por la zona cercana a la encía, algo que junto con el cepillado de dientes nos evita infecciones en las encías, halitosis y caries dentales.

¿Cual es su origen?

  • En la prehistoria, ya se usaban hilos y palillos como utensilios para retirar los alimentos de los dientes, pero no eran fabricados específicamente para esto, por lo que se corría el riesgo de sufrir cortaduras o lesiones en las encías.
  • El hilo dental, tal y como lo conocemos, fue creado en 1815 por el doctor Levi Spear Parmly, que era un dentista de Nueva Orleans. Este tuvo mucho fama en su época y fue conocido como el apóstol de la higiene dental. Sus ideas sobre el control y la prevención de las enfermedades dentales son aplicadas hoy en el consultorio.
  • Hasta 1882, solo era utilizado por pacientes, pero la empresa Codman & Shurtlet decidió fabricarlo y ponerlo a la venta para todos los públicos.
  • La primera patente de hilo dental se dio en 1898 por Johnson & Johnson, pero después empezaron a producirlo otros fabricantes. Más tarde su empleo fue disminuyendo, por lo que Charles Bass inventa el hilo de nailon, que sustituyó al de seda porque era más resistente y elástico. Este comenzó una campaña de prevención de enfermedades dentales, mostrando los beneficios del uso del hilo dental, consiguiendo así gran éxito.
  • Actualmente, se utiliza teflón o polipropileno para su fabricación y algunos tienen hasta sabor y están encerados.

¿Para qué se usa?

El hilo está formado por filamentos individuales de dos o tres dernier de espesor. Este puede variar su espesor entre 4 y 18 terminaciones. A medida que las terminaciones disminuyen, aumenta el riesgo de que el hilo se deshilache. A veces, se realiza el encerado del hilo para reducir el riesgo de que se deshilache.

La seda dental permite eliminar la placa de las superficies dentales proximales inaccesibles para el cepillo, por lo tanto, se debe emplear el hilo dental como parte de la práctica normal en la higiene bucal. Sin embargo, debemos tener cuidado a la hora de usarlo, ya que si no lo empleamos correctamente, podemos hacernos más daño que beneficio.

¿Cómo debe usarse?

El hilo dental es un complemento para obtener una buena limpieza dental y debemos habituarnos a utilizarlo después de un buen cepillado. El primer paso, es introducir el hilo entre los dientes con un suave movimiento de sierra. Una vez el hilo dental llegue al borde de las encías, debemos ponerlo en forma de C contra uno de los dientes y deslizar este suavemente en el espacio entre la encía y el diente, hasta que se note resistencia. Nunca debemos emplearlo violentamente contra las encías. Después, debemos frotar el hilo dental contra el diente para quitar los restos de alimentos y de placa. Una vez terminamos, hacemos lo mismo con el resto de los dientes, empleando un hilo dental limpio.

Este utensilio de limpieza dental es muy poco utilizado por las personas, sin embargo, es algo que deberíamos acostumbrarnos a hacer, ya que es el paso final para tener unos dientes impecables y sanos junto al cepillado. Además, si empleamos un enjuague bucal llegaremos al lavado perfecto.

Tags:
Categories:

Posted by admin