El embarazo y la salud bucodental

Durante el embarazo, las mujeres sufren una serie de cambios orgánicos y de conducta que pueden influenciar en la cavidad bucal, que puede provocar un mayor riesgo de caries y enfermedades de las encías.

Es conveniente durante el embarazo acudir periódicamente al dentista para hacer revisiones y descartar la presencia de alguna patología y realizar los tratamientos necesarios para su prevención.

¿El embarazo puede perjudicar a los dientes de la madre?

Es muy importante que a lo largo del embarazo se mantenga una higiene oral adecuada y se siga una dieta equilibrada, para el cuidado de la salud bucodental. Esto no quiere decir que por estar embarazada sufrirán todos tus dientes. Si estás desarrollando más caries puede ser debido a:

  • Un descuido de tu higiene oral que provoque una acumulación de placa bacteriana. Las bacterias de la placa dental utilizan el azúcar que comemos para crear ácidos que dañan el esmalte de tus dientes produciendo caries.
  •  El cambio de los hábitos dietéticos y horarios también puede influir. A medida que el abdomen aumente de tamaño se empieza a comer porciones más pequeñas de comida pero con más frecuencia, ya que se tiene más sensación de saciedad.
  • Los vómitos del embarazo o el reflujo del ácido del estómago puede ser otra causa. El ácido del estómago provoca una erosión del esmalte del diente haciendo que este sea más propenso a producir caries.

¿Por qué pueden doler las encías?

 Los cambios hormonales que se producen durante el embarazo pueden ayudar a la aparición de gingivitis. La gingivitis es una inflamación y enrojecimiento de las encías que puede producir un dolor generalizado de la boca y una mayor tendencia al sangrado.

Los problemas de las encías aparecen de forma habitual durante el segundo mes del embarazo, pero suelen ser más severos durante el octavo mes, aunque mejoran tras el parto. Si antes del embarazo ya tenías problemas gingivales o enfermedad periodontal probablemente se agraven.

Durante el segundo trimestre también puede aparecer un granuloma del embarazo. Es una lesión abultada que se sitúa en la encía y que sangra con facilidad. La mayor parte disminuyen de tamaño o desaparecen tras el parto.

Los cambios hormonales del embarazo no se pueden controlar pero si podemos mantener una buena higiene bucal con la que eliminar el resto de factores que provocan gingivitis y que son principalmente la placa dental y el sarro.

¿Es peligroso realizar un tratamiento dental o radiografía?

El embarazo no es ninguna enfermedad, por lo que la embarazada puede recibir el tratamiento dental que sea necesario.

  • Durante el primer trimestre se suelen realizar sólo tratamientos de urgencia, ya que es durante el primer trimestre es cuando el bebé corre más peligro porque se están formando las estructuras más importantes de su cuerpo.
  • El segundo trimestre suele ser el momento ideal para realizar cualquier tratamiento dental, además que el odontólogo emplea fármacos anestésicos que no afectan al bebé. En cuanto al examen radiográfico también puede realizarse sin problema, ya que los rayos radiográficos no van dirigidos al abdomen y la cantidad de radiación que se emplea es muy pequeña. Por tanto, las embarazadas podrán realizarse radiografías dentales durante el embarazo, utilizando únicamente un delantal de plomo que cubra el abdomen y proteja al bebé.
  •  En el último trimestre del embarazo también se pueden realizar tratamientos dentales sin problema, pero se suelen hacer los que son de corta duración, debido a que permanecer en un sillón mucho tiempo puede ser bastante incómodo para las embarazadas. Eso sí, si existen antecedentes de partos prematuros debe evitarse el tratamiento dental durante los últimos meses.
Tags:
Categories:

Posted by admin