• Lunes- Viernes at 9:00AM to 8:00PM

  • Urzáiz, 117, bajo, 36204 Vigo, Pontevedra

  • 986 41 13 13

¿Los chupetes afectan a la dentadura de los niños?

Cuando somos bebés, nuestros padres recurren como forma habitual al chupete para calmar nuestro llanto y de esta manera ayudarnos a tranquilizarnos y a conciliar el sueño, ya que reduce el estrés y el dolor, si nos están saliendo los dientes.

Somos inseparables. Firmado: tu chupete

Sin embargo, existen dudas sobre hasta que punto el chupete es bueno o no para los niños. La decisión de usar chupete es solamente de los padres, que deben informarse al completo de su uso y si es preciso ponerse en manos de profesionales, para conocer la seguridad y los inconvenientes de este objeto.

¿Puede dañar los dientes?

Nosotros sugerimos, que las mamás que den el pecho a sus bebés, no les den el chupete en los meses de lactancia, sobre todo en el primer mes , ya que puede dificultar a los bebés el aprendizaje de amamantar. Además de poder desarrollar una mala alineación de los dientes y de la mordida cuando estos salgan. Sin embargo, esto ocurriría si el uso del chupete es muy constante, por lo que se aconseja limitar su uso a momentos puntuales.

Cuando un niño se introduce la tetina del chupete en la boca y lleva a cabo lo que los expertos denominan succión no nutritiva, los dientes centrales inferiores se desvían paulatinamente hacia dentro, mientras que los que se encuentran en el mismo plano, pero en el maxilar superior, tienden a separarse y a sobresalir hacia fuera, formando los dientes de conejo. Con el tiempo, los colmillos chocan entre sí y ambas filas de dientes no se cierran correctamente .

Además, la acción de succionar pone en funcionamiento una serie de músculos de la cara que, junto con la posición de la lengua, hacen que las líneas superiores e inferiores pierden su paralelismo.

Pero no deben asustarse, ya que si consiguen retirarlo antes de los 3 años, los daños pueden ser reversibles.

¿Cómo retirar el chupete a los niños?

La interrupción del uso del chupete puede ser espontánea, reduciéndolo a momentos concretos o de golpe, pero no se debe castigar ni hacer que el proceso resulte traumático para los niños. Es importante no gritar o enfadarse, y recordar que cada niño tiene sus propios ritmos y tiempos.

La imaginación es un arma muy poderosa, especialmente con los niños. Un método que puede funcionar cuando los niños son un poco más mayores es inventar una historia o un cuento en el que el chupete desaparezca. También es importante recordar que es a partir de esta edad cuando los niños comienzan a interesarse por otras cosas, como juegos y actividades preescolares.Debemos tratar de  relacionar ambos conceptos con la idea de que se hacen mayores.

Tu primo Marcos ya no usa chupete porque es mayor


Aunque pinchar la tetina, para que resulte mucho menos placentera, puede funcionar para disuadir a muchos pequeños de seguir usando el chupete, debemos tener cuidado, ya que esto puede ser peligroso por el riesgo de que se desprenda algún trozo de goma de la punta que haga que el niño se atragante.

Los chupetes son piezas cien por cien seguras, pero es importante que estén siempre homologados y que sean, a ser posible, de una sola pieza, para evitar posibles atragantamientos o accidentes si se rompe.

Entre los niños más mayores que no son capaces de decir adiós al chupete, nuestro odontólogo infantil puede ser el encargado de explicarles por qué deben prescindir de él, y las consecuencias negativas para sus dientes.

 

Tags:
Categories:

¿Qué es la piorrea?

¿Qué es la piorrea?

La piorrea o periodontitis es una enfermedad inflamatoria que lleva al deterioro y destrucción del hueso que sostiene nuestros dientes. Esta es una patología compleja, ya que es una infección en las encías y el aparato de inserción, que es el que mantiene el diente dentro de la cavidad donde se aloja.

Se produce debido a que aparecen múltiples microorganismos que colonizan el área supra y subgingival, provocando una inflamación de las encías, mal olor de boca, una destrucción del hueso, movilidad y pérdida del diente, entre otras.

Factores por los que aparece

  • Problemas en el sistema inmunitario: Muchas personas que tiene defectos en su sistema inflamatorio o inmunitario pueden generar piorrea, pero solo algunas llegan a tener un desarrollo de destrucción avanzado. Por eso, es necesario que solicitamos pruebas médicas en nuestra clínica correspondiente, para observar el estado de salud dental de nuestra boca. Los microorganismo periodontales son elemento preciso para el desarrollo y avance de la piorrea, pero no son la causa suficiente para que esta aparezca. Por lo que, existen otros factores que pueden afectar a que se produzca.Por ejemplo, si nuestras defensas, que son las que luchan contra la agresión bacteriana, están debilitadas, se puede potenciar la actividad y aparición de estas bacterias.
  • El tabaco: Si fumamos podemos llegar a tener lesiones severas y acentuar la aparición de esta enfermedad, además de que no ayuda a mejorar cuando se está en tratamiento.
  • La ansiedad: Por otro lado, la ansiedad puede provocarnos alteraciones en las defensas y si tenemos un estado de ánimo bajo, podemos descuidar nuestros hábitos de higiene bucal, desarrollando una placa bacteriana que nos perjudica. Cuando tenemos ansiedad tendemos a ingerir alimentos con alto contenido en grasas, lo que provoca una disminución del sistema inmunológico. Los dentistas recomiendan, que además de realizar un tratamiento ortodóntico en la clínica, visitemos a un profesional que nos ayude a combatir la ansiedad.
  • La constitución genética: También, dependiendo de nuestro genes, son más o menos propensos a padecer piorrea.

Cómo combatirla

Para combatir la piorrea debemos acudir a un especialista que nos haga un diagnóstico de nuestro caso y, a continuación, darnos un tratamiento con el que mejoren nuestros dientes.

El tratamiento consiste hacer una evaluación de la inflamación, el nivel de inserción, la profundidad de sondaje y una radiografía para estipular la pérdida ósea, consiguiendo así una reducción de la placa bacteriana y las irritaciones. Una vez finalizado el tratamiento, el paciente debe acudir periódicamente a su clínica dental para someterse a una serie de controles periodontales y radiográficos, para que el dentista pueda determinar su mejora. 

Esta enfermedad puede aparecer a cualquier edad, aunque es más común en adultos, a partir de los 30 años. Además, no suele causar dolor, así que a la mínima que tengas indicios de sufrirla deberá acudir a un especialista.

Tags:
Categories: